jueves, 30 de agosto de 2007

La obsesión

Juan Pablo Castel tiene la esperanza de encontrar lo que busca, de encontrar a alguien que lo comprenda, lo ame, lo ayude a evadir sus temores y lo saque de su soledad. Lo que busca no se encuentra dentro de él, es difícil de encontrar. Llega un momento en que lo encuentra en otra persona, Maria Iribarne. Eso que el había buscado con tantas ansias, estaba en una sola persona. El encuentro entre estos dos personajes fue una solución para Castel, una solución que no encontró dentro de él, sino afuera, en el mundo del que tanto hablaba y a la vez criticaba.
MELISSA DONGO, Perú

1 comentario:

Belen dijo...

La obsesión de Juan Pablo Castel es increíble. Creo que es importante de resaltar que cuando Castel encuentra a Maria su obsesión incrementa y lo llevó a asesinarla. Es por eso que puedo decir que la obsesión solo nos lleva a hacer cosas fuera de lo normal, generalmente malas.