miércoles, 29 de agosto de 2007

La personalidad de Castel

Uno de los defectos de Castel es que era obsesivo. Es decir que si se encariñaba mucho con alguien no lo dejaba ir, lo que ocurrió con María Ibarne. “Me irritaron dos hechos: la ausencia de María y la presencia de un chofer” El narrador quería más cuando ya no había. Exigía algo que no se podía cumplir. Su obsesión va creciendo, hasta lo llevaba a la locura. Por ejemplo cuando lastima a María. En ese momento Castel se vuelve violento y ciego. Con ciego nos referimos a que no veía las consecuencias de sus actos y no asumía el resultado.Este defecto no solo le ocurría con personas, también se obsesionaba por cosas y respuestas. Cuando el protagonista no encontraba la respuesta a la pregunta que se hacia terminaba asumiendo lo peor o no paraba hasta hallarla. Cuando Castel no sabía donde estaba María, sentía rabia y no paraba hasta encontrarla o al menos saber dónde estaba. La obsesión llevaba a Juan Pablo Castel a los celos que lo destrozaban por completo. Esto luego se sumaba a su inseguridad.
MONICA ROSS -Perú-

1 comentario:

Fátima Benavides dijo...

Yo creo que ser obsesivo, celoso y desconfiado es un resultado de su propia inseguridad. Ésta inseguridad no se puede completar a través de otras personas, sino con él mismo. El problema es que él se refugia en otros personajes (María), cuando piensa haber encontrado alguien que lo saca de la soledad.