martes, 27 de octubre de 2009

Yago el gran manipulador

Psicológicamente Yago es un personaje muy interesante por su habilidad para engañar, pues tiene una gran capacidad para manipular a todos. Él le miente a cada uno de los personaje según su conveniencia. Es un hombre cruel porque disfruta del sufrimiento de los otros.
No quiere ni a su esposa, piensa en las mujeres como si fueran objetos: " Son miniaturas fuera de la casa, cascabeles en el salón, gatos monteses en la cocina, santas cuando injurian, diablos si se las ofende, actrices en la economía del hogar y ecónomas en la cama."
Odia a Otelo profundamente, si bien ese sentimiento es por envidia, también está cargado de perversidad.
Dice haber escuchado rumores sobre una supuesta relación entre el moro y su esposa, Emilia. Demuestra no importarle, sin embargo como le sirve para su plan, lo utiliza como si fuera cierto.
Decide envenenar los oídos del moro, haciéndole creer que su mujer, Desdemona lo engaña con Casio: "¡Oh señor, cuidado de los celos! Es el monstruo de ojos verdes que se mofa de la carne que lo nutre. Feliz es el cornudo que sabiendo su suerte, no ama a quien lo ofende, pero ¡qué suplicio el de quien ama y duda, sospecha y como un tonto sigue amando!
En cada palabra y en cada gesto de este personaje se puede ver que disfruta; que más allá del odio que dice tener por Otelo, siente placer por el mal. Su mente actúa como un rompezabeza que hay que armar, piensa y elige cada pieza, busca que encajen correctamente cada una de sus estratagemas y lo logra porque cree en ellas.
Hacia el final de la obra Otelo le pregunta por qué lo hizo y él no responde. Esta actitud nos clarifica que no puede dar explicaciones, porque inconscientemente no puede manifestar que su ser es así, que disfrutó de cada acto.
Todo indica que siente odio por Otelo por eso envenena sus oídos, pero en realidad es él, Yago, el que está envenenado por un placer profundo y oscuro: la perversidad. Y es por eso que terminó creyendo sus propios enredos.

Mauro Martinez - Argentina

2 comentarios:

Joel Jones Pérez. dijo...

¡Saludos!

Recuerdo haber leído Otelo estando en el colegio...

Me acuerdo que una posible explicación para las acciones de Yago iba por la siguiente dirección: Yago podría estar enamorado de Desdémona.

Podría haber seguido una línea tipo "Si no eres mía no serás de nadie." Esto podría haber explicado los celos desmedidos de Yago y dado una razón para implicar a Desdémona en el asunto.

No recuerdo muy bien el libro, pero me da la impresión que esto le daba una dimensión un poco más humana a Yago... ¿qué dices?

Karina dijo...

Genial tu comentario Joel, el cual pone en subjetividad a yago. Creo que cada uno puede hacer un ánalisis y concluir en su propia versión de la personalidad de Yago y mi conclusión es parecida a la del ensayo, pero un poco mas perversa. Pienso que Yago era un ser sádico por naturaleza y no solo por sus razones vengativas.

P.D: Me encantó tu foto de perfil, ¡que nostalgia Slayers!

¡Saludos desde Bs.AS!