lunes, 7 de septiembre de 2009

Los cuartos de atrás

En la novela de Martín-Gaité, podemos ver el cuarto de atrás tanto como un lugar físico y uno abstracto. La protagonista a lo largo de la obra alude repetidas veces a un ‘cuarto de atrás’ de forma que el lector pueda hacer sus propias conclusiones sobre éste guiado por los indicios y pistas que se dan y los diferentes usos que tiene dicho cuarto en distintos tiempos y ocasiones en la novela.

En mi opinión, hay dos formas de ‘el cuarto de atrás’ en la novela. El de la infancia de Carmen y el del presente. Ella cuenta cómo tenía un cuarto libre de reglas, que le pertenecía completamente. Era un lugar propio, de refugio. Poco a poco este cuarto se fue aglomerando y se fueron guardando cosas en el. Creo que esto representa el segundo cuarto de atrás. Éste es enteramente abstracto, aunque en esencia siga siendo el mismo para la protagonista, es decir, es propio y no tiene regla alguna.

Como lectora, he podido intuir e inferir de qué se trata el ‘cuarto de atrás’ de la obra. Si bien los indicios, pistas y descripciones o siempre son lógicas en la novela, esto solo es otra pista. Creo que el ‘cuarto de atrás’ es donde van todos os recuerdos de las personas. Es un lugar íntimo, libre de invasores, reglas y de lógica. Nada tiene un orden definido en el cuarto de atrás, puesto que se trata de la mente humana, que no siempre tiene lógica.

En mi opinión, la autora lo denomina ‘el cuarto de atrás’ al otorgarle un sentido y sensación de depósito lleno, en el que no sirve buscar las cosas ya que incluso terminaría ahuyentando el recuerdo que se busca. “Lo imagino también como un desván del cerebro, una especia de recinto secreto lleno de trastos borrosos, […] los recuerdos que pueden darnos alguna sorpresa viven agazapados en el cuarto de atrás, siempre salen de allí, y sólo cuando quieren, no sirve hostigarlos” (p. 86, Destino). Con esto, la narradora se refiere a que los recuerdos olvidados vienen a la mente en el momento menos esperado, muchas veces al ser inconscientemente evocados por alguna situación o incluso un olor.

Aunque cada lector puede intuir distintas cosas sobre la novela y obtener sus propias conclusiones, mi opinión es bastante segura sobre este especto de la novela de Martín-Gaite y habiéndome guiado por las distintas pistas dispersas a lo largo de la novela creo que en el cuarto de atrás se encuentran los recuerdos más antiguos de cada persona.
Franca Imparatto (PERÚ)

1 comentario:

Alejandra Pizarro dijo...

En mi opinión, "el cuarto de atrás" es un escondite, un lugar donde la autora se puede refugiar junto aquello que es seguro, que son los recuerdos. Todos tenemos un "cuarto de atrás" que es aquel lugar de nuestra mente donde nos perdemos en recuerdos y nos alejamos de la realidad para viajar al pasado.